01 de junio, 2022

PAISAJE NACIONAL

A principios del siglo pasado, en torno a los festejos del Centenario, la discusión estética sobre cuál sería el paisaje nacional más representativo se volvió recurrente. Hacía falta encontrar un tema que representara de manera eficaz e indiscutida la “argentinidad: La incipiente nación debía mostrarse ante el mundo como un país moderno y progresista: el arte fue el medio utilizado para hacerlo.

Hacia finales del siglo XIX el país se constituyó en uno de los principales receptores de la inmigración de ultramar. Para 1914, un tercio de la población ya era extranjera. Así fue como el flujo inmigratorio hizo crecer a la urbe de manera exponencial en menos de una década. El “ser nacional era una pregunta recurrente en el campo artístico. Fue necesario rescatar nuestras costumbres, volver a lo nacional ante tanta tradición extranjera transferida por las distintas colectividades desde el otro lado del Atlántico.

La ciudad reurbanizada con todos los inconvenientes que estos cambios ocasionaron (marginalidad, hacinamiento y reclamos sociales entre otros) no era la forma adecuada para mostrarse ante el mundo. Como consecuencia los intelectuales de la época, (Leopoldo Lugones, Manuel Gálvez y Ricardo Rojas) se enfocaron en rediseñar la argentinidad, encontrando en el paisaje del interior la representación apropia da para expresar los valores de la Argentina.

El grupo de artistas reunido en esta sala, identificó a la región de las sierras como símbolo del panorama nacional, de esta manera el pai saje dejó de ser simplemente un género para convertirse en el punto de partida de la actual identidad de nuestra nación.

Salón Oval
Miércoles a domingos y feriados de 13:00 a 18:00 hs